sábado, marzo 03, 2007

¡Cuidado con los cántaros!

Algunas personas que dicen apoyar al proceso bolivariano parecen haber encontrado el mantra ideal para que no se dude de su "compromiso", "fidelidad" y "carácter" revolucionario. Dicho mantra -palabras sagradas que se repiten una y otra vez, en religiones como el hinduismo y el budismo- en Venezuela consiste en gritar, lo más duro posible, que se está de manera absoluta y completa con la Revolución, y que la obediencia a Chávez es total.

Está muy bien la fidelidad, está muy bien el amor a la Revolución, pero... ¿para qué lo repiten tanto? ¿Para qué lo gritan tan duro? ¿Por qué lo aúllan aunque nadie les pregunte? Dime de qué presumes y te diré de qué careces...

Estas personas han aprendido -porque los demás se lo hemos tolerado- que apenas importa que tengan o no ideas o pensamientos propios que aportar al país, que poco importa si creen o no en las transformaciones que está viviendo Venezuela, que nada importa si son o no unos hipócritas oportunistas. Se han dado cuenta de que mientras más duro griten promesas de obediencia irrestricta o declaraciones de compromiso revolucionario, nadie se fijará en sus obras. Y todos sabemos aquello de "por sus obras los conocerán". Algunos vociferan para ocultar con alaridos los buenos actos que no hicieron... o los malos que sí hicieron.

Estas son las personas que siempre caen de pie, que están a bien con Chávez, con AD, con COPEI o con quien sea, según soplen los vientos políticos.

Estas son las personas que, ante una crítica interna al proceso o cuando no tienen argumentos, cortan la conversación a voz en cuello, jurando fidelidad a la Revolución y al Comandante Chávez.

Estas son las personas que, en caso de que hubiera un golpe o se tumbara el gobierno, serían las primeras en lloriquear, colaborar y acusar, para no sufrir represalias del nuevo orden impuesto.

Estas personas las encontramos a todos los niveles: en el pueblo, en los medios de comunicación, en las alcaldías, o en otros puestos de responsabilidad que los venezolanos y venezolanas les otorgaron.

Hay que atajar a estas personas. Decirles que no griten tan duro, que se calmen y que argumenten, que el socialismo se construye dialogando, aportando, criticando, buscando áreas de encuentro, limando desencuentros...

El socialismo es un debate de ideas, no de decibelios.

No nos fiemos de quienes hacen política con las cuerdas vocales. No olvidemos que, como decía Rabindranath Tagore, "el cántaro hueco es el que más suena".

4 comentarios:

fernando dijo...

Disculpame pero esto no es socialismo, es Chavismo, y en el chavismo si no estas de acuerdo con lo que opina el lider, el elegido, estas jodido.

Daymira dijo...

Hola cyberamigo,
quería dejarte una Felicitación por tus exelentes videos que estuvierón en vtv,lo hago en este otro mensaje,sorry,los días anteriores no había entrado en tu blog..muy chevere todos los mensajes de texto que enviarón por los videos,realmente un halago a un buen trabajo..saludos lejanos..Day

Francys dijo...

Asi es, mas o menos un calculo vago, alrededor del 80% de los Chavistas son asi, el resto son sensatos y estan abiertos a las criticas y dispuesto a escuchar y corregir errores. No sé, pero leyendo este post me imagine a Chavez, cuando arroja sus gritos contra todo aquel que no esta de acuerdo con su linea de pensamiento, como si los que opinan diferente son basura de otro costal. Disociados, escuálidos, ya no son Venezolanos, ya no son tus hermanos.

Francys dijo...

Ah por cierto Okrim, debo comentarte que el dicho no dice: "por sus obras los conocerán". El dicho es: "Por sus "FRUTOS" los conocerán".
Estas palabras fueron pronunciadas por Jesús y estan en Mateo 12:33-35.
"Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis."

Si puedes llegar a leer un poco más sobre este texto en Mateo, entenderás el verdadero significado de estas palabras de Jesus.

Nuestro presidente "ha sembrado y sigue sembrando el odio en la cabeza del Venezolano, odio entre nosotros mismos y hacia otros seres humanos y asi amigo, odio recogerá. Saludos.