miércoles, enero 07, 2009

La defensa de Israel no sólo es desproporcionada.... es que ni siquiera es defensa

Por correo electrónico, cortesía de Utpal Lahiri, me llegó este interesantísimo y reciente artículo (del 6 de Enero) publicado por la web de The Huffington Post. El mismo hace un análisis sobre quién tiene mayor tendencia a romper los altos al fuego entre israelíes y palestinos. Los datos y gráficos son reveladores, no tanto por el resultado, sino por su magnitud.

A continuación les dejo el artículo, que traduje al castellano para facilitar su difusión:

Reavivando la violencia: ¿quién rompe los altos al fuego?
Por Nancy Kanwisher, Johannes Haushofer y Anat Biletzki

Ahora que Israel y Palestina sufren un nuevo y espantoso espasmo de terror, desgracia y caos, es importante que nos preguntemos cómo se llegó a esta situación. Quizá comprender los eventos recientes nos aporte lecciones para el futuro.

¿Cómo entender el final del reciente alto el fuego? Los principales medios de comunicación de Estados Unidos e Israel culpan directamente a Hamás. En efecto, una masiva descarga de cohetes palestinos fue lanzada sobre Israel en Noviembre y Diciembre, y acabar con esos lanzamientos es la razón que esgrime Israel para invadir Gaza. Sin embargo, esta versión deja de lado hecho cruciales.

Primero, y lo más importante, el alto al fuego fue marcadamente efectivo: desde que comenzó en Junio de 2008, el número de lanzamientos de cohetes y fuego de mortero desde Gaza cayó hasta prácticamente cero, y así permaneció durante cuatro meses seguidos (ver Figura 1, extraído de un informe del consulado israelí en Nueva York). Realidad que deja en un lugar incómodo al punto de vista más extendido sobre este asunto, ejemplificado en el editorial del New York Times del 5 de Enero: “Es muy difícil contener a Hamás sin tratar con sus patrocinadores en Siria e Irán”. En lugar de eso, los datos muestran claramente que Hamás puede controlar -y controla- la violencia cuando así escoge hacerlo, y a veces lo hace por largos periodos de tiempo.

Segundo, e igual de importante: ¿qué tuvo que ocurrir para que se llegara al final de ese llamativo periodo de calma? El 4 de Noviembre, Israel mató un palestino, hecho que fue seguido de una descarga de mortero lanzada desde Gaza. Inmediatamente después, un ataque aéreo israelí mató otros seis palestinos. Entonces se desató una masiva lluvia de cohetes, lo que llevó a la ruptura del alto el fuego.

Figura 1. Número de cohetes palestinos lanzados por mes en 2008 (tomado del Consulado israelí en Nueva York).

De modo que el último alto el fuego terminó cuando Israel mató palestinos, y entonces los palestinos lanzaron cohetes sobre Israel. Sin embargo, antes de pretender extraer conclusiones de este evento, necesitamos conocer si este caso es atípico, o si refleja un patrón sistemático.

Decidimos bucear en los datos para averiguar. Analizamos caso por caso los asesinatos de palestinos a manos de Israel, y de israelíes a manos palestinas durante la Segunda Intifada, basándonos en los datos de la muy respetada organización de derechos humanos israelí B'Tselem (incluyendo todos los datos desde Septiembre del 2000 a Octubre del 2008).

Hemos definido como “pausas en el conflicto” los periodos de uno o más días en los que no hay ningún muerto en ninguno de los contendientes, y nos fijamos en quién mataba primero tras pausas de diferente duración. Como se ve en la Figura 2, el análisis muestra que de manera abrumadora es Israel el que mata primero tras una pausa en el conflicto: 79% de todas las pausas fueron interrumpidas cuando Israel mató a un palestino, mientras que sólo un 8% de las rupturas se produjeron por un ataque palestino (el restante 13% corresponde a interrupciones de ambos en un mismo día).

Además, descubrimos que este patrón -según el cual, tras una pausa en el conflicto, Israel tiene mayor tendencia a matar que Palestina- se vuelve más evidente para periodos de paz prolongados. De hecho, de 25 periodos sin violencia de más de una semana de duración, Israel interrumpió unilateralmente 24, es decir el 96%, y también unilateralmente interrumpió el 100% de los 14 periodos de calma que duraron más de 9 días.

Figura 2. Para pausas en el conflicto de diferentes duraciones (por ejemplo, periodos de tiempo sin muertos en ningún bando), mostramos el porcentaje de ocasiones durante la Segunda Intifada en las que los israelíes rompieron el periodo de calma matando uno o más palestinos (en negro), el porcentaje de ocasiones en las que los palestinos rompieron el periodo de calma matando uno o más israelíes (en gris) y el porcentaje en que ambas partes mataron en un mismo día (blanco). Virtualmente todos los periodos de calma de más de una semana culminaron cuando israelíes asesinaron palestinos. En la tabla incluimos los datos de todas estas pausas, independientemente de su duración.

Por tanto, existe un patrón sistemático: es de manera aplastante Israel, y no Palestina, la que mata tras un receso. Es más, en casi la totalidad de los casos tras pausas de más de una semana, es Israel el que mata primero.

Las conclusiones que se extraen de estos datos son claras:

Primero, Hamás es capaz de controlar los lanzamientos de cohetes desde su territorio, cuando les interesa. Los datos demuestran que el alto en fuego puede funcionar, reduciendo la violencia a prácticamente cero durante varios meses seguidos.

Segundo, si Israel quiere reducir el lanzamiento de cohetes desde Gaza, debería apreciar y preservar la paz cuando comienza a resquebrajarse, y no ser el primero en matar.

Artículo original (en inglés).

4 comentarios:

Ricardo dijo...

De verdad que es magnífico tu blog. He pasado 3 horas contínuas frente al monitor leyendo muchos de tus artículos. Soy de México pero sigo muy a fondo lo que sucede en Venezuela. Como sugerencia sería interesante que trataras más artículos sobre mi país. Sé que conoces muy bien la política ocultista que ríge a México. Saludos y felicidades.

Anónimo dijo...

ola desde mexico les dejo una direccion

http://judiosenmexico.blogspot.com/

Okrim Opina dijo...

Ricardo: Gracias por tu comentario. La verdad que siempre intento informarme bien antes de escribir sobre algo, y sobre tu país me gustaría conocer mucho más de lo que sé, que no creas que es mucho. De ahí que no abunden -más bien creo que no hay ninguno- los artículos sobre la nación más septentrional de Nuestra América.

Recibiré encantado fuentes de información que consideres dignas para conocer la realidad mexicana más allá de obviedades como que Felipe Calderón es un lacayo pitiyanki y entreguista, que hasta ahí sí conozco :)

Saludos!

ventopiumoso dijo...

molto bello il tuo blog, veramente dettagliato. questo post sulla palestina, poi, è illuminante.
saluti, ventopiumoso