miércoles, agosto 29, 2007

Yugoslavia y Venezuela: mirar al pasado para construir el futuro


Por motivos familiares, casi desde mi nacimiento tuve presente a aquel ex-país llamado Yugoslavia. Hace un tiempo he venido notando que, en no pocos aspectos, positivos y negativos, se pueden comparar los procesos que vivieron la República Federal Socialista de Yugoslavia, en los años de Tito, con los que vive la República Bolivariana de Venezuela, desde la llegada de Hugo Chávez al poder. Con este artículo, pretendo comparar los puntos de encuentro entre ambos, junto con sus diferencias y errores. En lo bueno y en lo malo, la experiencia socialista yugoslava puede ayudar a la construcción del socialismo en Venezuela.

a) Llegada al poder. Josip Broz, más conocido como "Tito", llegó al poder en 1944, encabezando la resistencia antifascista frente a la invasión nazi. La nueva Yugoslavia socialista que nacía, en contraposición a la vieja Yugoslavia monárquica y colaboracionista que moría, fue el primer país en vencer al Tercer Reich nazi en el campo de batalla de la Segunda Guerra Mundial. Los partisanos comandados por el Mariscal Tito se hicieron con el poder e instauraron un gobierno comunista en la federación de repúblicas.

Por su parte, Chávez llegó al poder por las urnas, en 1998. La nueva Venezuela verdaderamente soberana que nacía, frente a la Venezolana bipartidista y colonial que moría, fue el primer país que empezó a rebelarse contra el neoliberalismo imperante a nivel mundial desde el colapso de la URSS y del bloque del Este europeo, Yugoslavia incluida. Tras unos primeros años titubeantes, en los que Chávez buscó la llamada "Tercera Vía" entre capitalismo y socialismo, desde comienzos del 2007, el país se enrumbó hacia el socialismo.

b) Carisma. La personalidad del líder yugoslavo, nacido en 1892, fue en muchos momentos el elemento que aglutinó todas las diferencias políticas y nacionales que pudiera haber dentro del Estado yugoslavo, en el que convivían diferentes etnias (serbios, croatas, montenegrinos, bosnios, eslovenos, albaneses, húngaros, gitanos...) y religiones (cristianos -ortodoxos y católicos- musulmanes y judíos... los pocos judíos que no masacraron los nazis y su títere, la fascista ustacha, con el campo de concentración de Jasenovac -foto- como triste récord). Los discursos de Tito eran famosos por su duración y apasionamiento. Su popularidad entre los yugoslavos fue enorme durante todo su mandato: tanta como el odio que le profesaban sus adversarios, una minoría.

Pocos dudan de la popularidad de Chávez en Venezuela. Bueno, pocos que sean razonables: irracionales dudan muchos. Su carisma es enorme, y aunque no es el único sustento de su éxito, como aseguran muchos de sus críticos, nadie puede negar la tremenda importancia que tiene la personalidad del presidente venezolano como base de la revolución bolivariana. Cómo no mencionar sus discursos, por los que es tan famoso. Asimismo, sus adversarios lo odian con la misma intensidad con la que una minoría de yugoslavos odiaba a Tito.

c) Gobierno. Las primeras elecciones tras el final de la guerra fueron ganadas de manera aplastante por los comunistas, instaurándose entonces un sistema de gobierno de partido único. No obstante, Yugoslavia era el país socialista europeo con mayores libertades políticas, dentro de sus limitaciones. Tito fue nombrado "presidente vitalicio" por el parlamento, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento, en 1980.

Chávez ha sido refrendado once veces en las urnas, entre elecciones, legitimaciones, referendos y otros. En Venezuela hay diversidad de partidos, dentro de un sistema multipartidista que camina hacia el socialismo. Mientras que la figura de Tito, a pesar de su enorme popularidad mientras gobernó, puede calificarse -aunque es discutible por consideraciones que no vienen al caso- como la de "dictador", en el sentido de que no había elecciones y los medios de comunicación de oposición no existían, el caso de Chávez es totalmente distinto, pues su legitimidad ha sido probada en multitud de procesos electorales, siendo uno de los mandatarios que más consultas populares ha superado en tan corto período de tiempo. En Venezuela no hay ningún partido político prohibido, y los medios de comunicación de oposición pueden decir (y Dios sabe que hacen uso de ese derecho continuamente) lo que quieran y como quieran.

d) Antiimperialismo. El líder yugoslavo tuvo problemas con Stalin desde el principio. Una vez comenzada la Guerra Fría, la enemistad fue total. Como señaló en un programa de ViVe el especialista cubano Francisco Brown, el socialismo en casi todos los países del Este europeo fue impuesto o tutelado por la URSS. El caso de Yugoslavia fue distinto, y nació de las luchas populares resultantes de la invasión nazi. Yugoslavia fue políticamente un enemigo acérrimo del estalinismo, aunque tristemente en casos puntuales -como el de Milovan Djilas (en la foto, a la derecha de Tito, que está en el centro)- incurrió en prácticas similares. Yugoslavia se las arregló para sobrevivir sin acabar como colonia de la URSS por un lado, ni de los EEUU, por el otro. El antiimperialismo del Mariscal yugoslavo fue total: contra todo Imperio, fuera del signo que fuera.

Hugo Chávez y la República Bolivariana de Venezuela pertenecen a un contexto posterior al de la guerra fría (algo que a algunos les cuesta mucho entender). En la actualidad no cabe hablar de dos imperios, puesto que sólo existe uno: los Estados Unidos de Norteamérica. A pesar de esto, tanto Chávez como Tito se unen ideológicamente alrededor de dos conceptos muy parecidos: la "no-alineación" o la "multipolaridad", respectivamente.

e) No alineados y/o multipolaridad. En los años sesenta, Tito, junto con otros líderes mundiales como Nasser o Nehru, creó el "Movimiento de Países no alineados", es decir, la unión de los países que se negaban a servir ciegamente a los intereses de EEUU o URSS. Dicha organización todavía existe, y llama la atención que toda África -menos Mauritania- sea miembro de la misma. En total, 117 de los 193 países del mundo (seis de cada diez) lo son. El pasado septiembre se celebró la XIV cumbre en La Habana, Cuba.

El gobierno venezolano, en su búsqueda de alternativas al mundo unipolar que subordina los países a los intereses de un Imperio, el estadounidense, busca unas relaciones entre estados basados en la multipolaridad. Al igual que Tito, Chávez no tiene problema en entablar relaciones políticas y comerciales con países cuyas visiones son antagónicas a las del socialismo, mientras éstas estén basadas en el respeto a la soberanía, no en la imposición, la injerencia y la obediencia ciega, que son los rasgos comunes a la propuesta unipolar de EE.UU.

f) Economía. El sistema socialista yugoslavo estaba basado en la autogestión y el cooperativismo, en una visión no centralizada del mismo, un modelo autogestionado, al contrario que el soviético, totalmente estatista. En el sistema yugoslavo, convivían hasta cierto punto socialismo y capitalismo, lo que generó algunos aspectos positivos y otros tantos negativos. Las industrias y empresas funcionaban a nivel nacional basadas en la competencia, pero éstas eran controladas por asambleas de trabajadores, no por dueños privados. El cooperativismo fue, a su vez, muy promovido por las autoridades yugoslavas. Por cierto, Yugoslavia fue uno de los países que visitó Ernesto Che Guevara, en su viaje para conocer las diferentes experiencias socialistas del mundo por aquel entonces, poco después de triunfar la revolución cubana, en 1959 (en esta foto, que adoro, estrechando la mano de Tito). Hasta los años setenta, el sistema económico yugoslavo funcionó muy bien, y la población vivía en una situación, en líneas generales, parecida a la social democracia sueca de aquellos días.

Las cooperativas y los consejos comunales han ido, poco a poco, ganando espacio y poder en el socialismo bolivariano. Aún así, Venezuela sigue siendo un país en gran medida capitalista, no hay más que dar una vuelta por Caracas o cualquier ciudad para ver cómo el capitalismo es eje fundamental de infinidad de transacciones económicas. El socialismo, en construcción, y esto no va a cambiar fundamentalmente si se aprueba la Reforma constitucional actualmente sometida a debate, convivirá con formas capitalistas de producción, mientras éstas no sean de importancia estratégica.

g) Personalismo. Yugoslavia estaba llena de retratos, bustos y estatuas de Tito. La gran victoria que encabezó frente a los nazis fue -lógicamente- exprimida al máximo por su gobierno y afianzó en gran parte su popularidad. Extremadamente reacio a la crítica, se rodeó de personas donde primaba la (supuesta) fidelidad antes que el compromiso crítico con el socialismo, algo que pagaría muy caro el país tras su desaparición. Su figura se tornó tan imprescindible para la defensa del sistema implantado en el país, que después de 35 años de gobierno controlado por Tito, esa misma estructura sólo resistió diez años sin su presencia física.

La inconmensurable imbecilidad de ciertos sectores oligárquicos ofreció a Chávez en bandeja una imagen que pocos pueden olvidar: la derrota de un golpe de Estado derechista en América, imagen por ahora única que el gobierno bolivariano ha sabido aprovechar muy bien, lógicamente. Aunque pueden verse retratos y carteles de Chávez en infinitas partes del país, comparativamente la estrategia comunicacional venezolana es muchísimo más discreta que la balcánica: por ejemplo, aquí no hay plazas, ni escuelas, ni edificios, ni mucho menos capitales de estado (como fue el caso de Titograd, literalmente 'Ciudad de Tito' en Montenegro, una de las repúblicas ex-yugoslavas) que lleven el nombre del presidente. Hugo Chávez se queja a menudo de que este proceso necesita crítica constructiva (destructiva hay de sobra), pero ésta se oye, lee y ve poco, y en contadas ocasiones respecto a su figura, o a sus decisiones. ¿Esto es así por decisión suya, o de sus estrategas comunicacionales? Que cada uno juzgue a su entender, yo no lo tengo claro. La pregunta que se abre ahora es... ¿resistiría la revolución bolivariana la ausencia física de Hugo Chávez Frías?

h) Legado. Tras el fallecimiento de Tito, que se vivió en Yugoslavia con intenso dolor (muy famosa es la foto en la que los jugadores de fútbol Tomislav Ivic y Zoran Vujovic lloran sobre el terreno de juego al conocer la noticia), los mismos que habían sido sus más dizque 'fieles' escuderos fueron los primeros en, paulatinamente, ir traicionando su proyecto, como si fueran una agrupación de clones de José Antonio Páez en versión eslava. Casi todos los que desmembraron desde dentro Yugoslavia ocuparon puestos importantes, o comenzaron su carrera política, en el alto gobierno comunista: por ejemplo, Franjo Tudjman fue un destacado general del Ejército Yugoslavo, y Slobodan Milosevic, miembro del PC yugoslavo desde 1952, llegó a ser director del banco más importante del país dos años antes de la muerte de Tito. Los herederos del titismo entraron en una lucha fratricida en la que todos quería demostrar, primero, quién era más yugoslavo, para gradualmente pasar a aportar pruebas de quién lo era menos: del socialismo que no debía distinguir de nacionalidades se pasó a un nacionalismo que no se distinguía en mucho del fascismo, por parte de todas -no fue
sólo responsabilidad serbia- las repúblicas que integraban la federación. Sin olvidar la inestimable ayuda de Alemania, claro, a la cabeza de la Unión Europea neoliberalizadora, y por supuesto, los Estados Unidos, en conjunto se consiguió lo que los mismísimos nazis no habían logrado: vencer, dividir y destruir Yugoslavia. De aquel "Camarada Tito, te juramos que siempre mantendremos unidos los estados" con el que arrancaba el himno de la República Federal Socialista de Yugoslavia, de aquel proyecto hermoso, se pasó a una sangrienta y brutal guerra civil cuyos resultados todos conocemos: un sistema económico socialista convertido en capitalista, una única nación dividida en pequeños y manejables mini-estados, y cientos de miles de muertos y refugiados. Aunque en los últimos años bastantes yugoslavos se han dado cuenta de lo que perdieron al desmembrar su país, algo que comprobé en mi visita a Bosnia en el 2003, lo que quedó de todo aquel proceso es muy poco. Yo era un adolescente en 1991, y puedo decir que antes de que ninguna mujer me rompiera el corazón, primero lo hizo la larga muerte de Yugoslavia.

¿Cuál será el legado de Chávez? ¿Será poco, algo, mucho, o nada parecido al de Tito? Eso tienen que escribirlo, cada día, todos los venezolanos y venezolanas, en el libro de historia de este proceso todavía en construcción. Ahora bien, la intención de este artículo es cada uno extraiga de esta comparativa las conclusiones que crea conveniente. Los opositores a la revolución bolivariana argumentarán que nos encaminamos a una guerra civil sin remedio, los que defienden este proceso ciegamente, sin argumentos, dirán que nada malo puede pasar, porque no se está haciendo nada mal. ¿Mi opinión? Que ambos están completamente equivocados.

Dicen con razón que quien no analiza el pasado está condenado a repetir sus errores. Y a no aprovechar sus aciertos, añadiría yo.

Sus opiniones son bienvenidas.

20 comentarios:

iago dijo...

ok mis comentarios al respecto ya estaban hechos en el post del referendum.Buen articulo y como decía antes de leerlo,ma ayudó a aprender alguna cosa.

omar dijo...

Camarada, debo decirte que concuerdo 100% contigo en tu artículo. Había estado leyendo sobre el sistema de control obrero Yugoslavo picado por la curiosidad de los analisis del Ché. Como bien dices, hay muchas similitudes en varios aspectos. Lamentable como EEUU, el FMI y las potencias europeas inyectaron su dosis letal para acabar con ese hermoso experimento socialista y destruir la antigua Yugoslavia, sin menospreciar la culpa de los pseudolideres ultranacionalistas regionales. Cuanto sufrimiento asesinatos, destierros han sufrido nuestros hermanos de los balcanes. Lecciones del pasado reciente que debemos aprender muy bien.

Anastasia dijo...

Excelente este ensayo histórico,que obliga a la reflexión,
no hay nada más contundente que la experiencia yogoeslava, veamonos en ese episodio reciente de desmembramiento.
Gracias por el alerta!!
Sobre todo para algunos de nuestros dirigentes, que permanecen en estado catatónico

Dark Cosmo dijo...

onligado leerlo por segunda vez pa' entenderlo.

Khabiria dijo...

Hola Okrim, ya estoy de vuelta!

Muy interesante este post del cual me quedo con una pregunta, que me he hecho muchas veces y que todavía no le encuentro respuesta: "¿resistiría la revolución bolivariana la ausencia física de Hugo Chávez Frías?".

La experiencia del 11 de Abril del 2002 nos dejó una gran lección, pero realmente la aprendimos? el pueblo ha entendido la capacidad de poder que tiene?

Entiendo que estamos en construcción, que nos falta mucho por aprender y madurar de este proceso que, aunque tenga afinidades con Yugoslavia, es único.

Creo que la propuesta de reforma constitucional nos despejará muchas dudas. Si no somos capaces de debatir constructivamente una reforma de la carta magna, si solo aprobamos y decimos "amén" porque venga de Chávez, si no nos reencontramos desde el debate, entonces, perdimos el tiempo en estos 8 años...pero todavía falta tiempo, y quiero ser optimista.

Un abrazo grande
:)

Yosmary dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yosmary dijo...

Okrim,

Yo creo que tenemos una falta de conocimiento y conciencia política tremenda en nuestras filas. Eso no permite ver el proyecto político en construcción como un todo, sus escenarios y sus contradicciones.

Creo que este momento histórico de dar el salto cualitativo lo pudieramos estar desperdiciando por ser mediadores y entender la transición como una regla estricta y eterna de la revolución.

Seguiremos construyendo desde nuestros espacios.... Sólo cuando nuestra mayoría entienda que la revolución va más allá de gobierno como garantia estaremos cerca de la consolidación de las conquista que hemos avanzado.

Un Beso!

Okrim Al Qasal dijo...

Iago: Gracias por los comentarios, espero que sigas viniendo por acá...

Omar: Sí, hay muchas similitudes, que algunas veces me preocupan algo. Yugoslavia perdió la batalla sola, porque de haber hecho las cosas bien, los enemigos externos nunca hubieran podido destruirla... Para mí esa lección es imprescindible: si esta Revolución cae, tal como está de afianzada ahorita, será sólo culpa de la Revolución.

Anastasia: Sí, efectivamente lo de Yugoslavia, como ejemplo, resulta muy contundente. Tenía esta entrada bastante avanzada desde hacía tiempo, pero no la terminaba nunca...

Dark Cosmo: Jaja, sí, algo largo me quedó, pero no creí que fuera incomprensible. ¿Bastó la segunda lectura...? :)

Khabi, bienvenida de tu larga ausencia del mundo bloguero. Sí, efectivamente Venezuela, como Yugoslvia, fueron proyectos únicos, pero sus similitudes ayudan a mejorar la experiencia de Venezuela, que para nuestra fortuna es posterior y se puede aprender de los errores de otros.

Hasta diciembre esto estará muy emocionante, en este país hay votaciones todos los años. ¿Dónde pueden decir lo mismo? A pesar del tono melancólico y ligeramente alarmado de este post, yo también soy optimista...

Yosmary, muy claro, tu último párrafo lo dice todo, junto con lo que decía Khabiria también. Cuando el pueblo se dé cuenta del poder que tiene, y que esto no es proyecto de gobierno ni de persona, si no proyecto de país, el salto cualitativo y cuantitativo será enorme...


¡Saludos a todas y todos, gracias por la visita!

Dark Cosmo dijo...

Claro. Cuando me refería a eso de "onligado leerlo por segunda vez pa' entenderlo" me refería a eso de ponerle más atención, sobre todo, en varias partes de la lectura. Bueno, ya me largo de aquí. Estoy sospechando que me espían. Chao.

Lorenzo Albano F. dijo...

"Su figura se tornó tan imprescindible para la defensa del sistema implantado en el país, que después de 35 años de gobierno controlado por Tito, esa misma estructura sólo resistió diez años sin su presencia física."

De QUE COSA necesita ser defendido un sistema exitoso? De QUE COSA necesita ser defendido un sistema que la gente segun, abrazaba sin reparos? Sera que no era tan exitoso? Sera que la gente tenia otras ideas cuando el tombo volteaba la cara?

Sera que estamos bien mal si necesitamos de una particular persona, para mantener un determinado sistema politico, economico y social.

Espere lo mismo si Hugo Chavez no esta. O si deja de convencer. Tarde o temprano.

iago dijo...

Coño,ya me acordé de que era la lista tascón ni que fuese culpa del Presi.
Pues anda q no botan a gente de sus puestos en otros paises(entre ellos el mio),por otro tipo de listas como que estén sindicados,etc.
No lo justifico, pero bueno ahora no quieras transformar un hecho puntual en una especie de Macartismo generalizado.Ves, eso no es muy razonable.

Libertado dijo...

Tito sumergió a la antigua Yugoslavia en el hambre, la miseria y el atraso, el precedente artículo está lleno de inexactitudes históricas, es un texto sesgado, hace alarde de una profunda ignorancia de los acontecimientos vividos duramente por el pueblo yugoslavo bajo el mando terrible de Tito, dictador asesino, que humilló al pueblo y le heredó una profunda pobreza.
Soy un croata de 60 años, se muy bien de lo que hablo. El legado de Tito es un país destruido, separado, enfrentado, una nación muerta literal y metafóricamente, hoy día Yugoslavia no existe, su patrimonio cultural e histórico está repartido entre naciones llenas de odio, Tito fue un asesino cruel y despiadado que no merece ningún respeto, si Chávez se le pareciera en algo sería tan despreciable como el mismo Tito, si el proyecto de Chávez estuviera inspirado en Tito y su gobierno de la muerte y la tristeza, estaríamos condenados a una muerte segura y Venezuela a dividirse y repartirse en facciones llenas de miseria y odio. Yo creo en el proyecto de Chávez, en las bondades del socialismo pero dentro de un estado de Derecho en el que se respeten los derechos humanos y las instituciones, en un socialismo traducido en igualdad de oportunidades para todos, en acceso a la educación por igual, a una educación de calidad, acceso a un empleo para todos, al trabajo conjunto entre el Estado y los ciudadanos para el bien común, en el acceso igualitario a la felicidad, no a un regímen como el de Tito, lleno de pobreza, desigualdad, miseria y odio.
El autor del precedente artículo debería revisar sus palabras y asumir la respondsabilidad de brindarle a los lectores una información veraz y apegada alos hechos y la historia.
Viva Venezuela, Viva el socialismo moderno y actual, Viva la nueva república al mando del presidente Chávez, muerte a Tito y a su regímen, el pueblo lo olvidará para siempre.

Okrim Al Qasal dijo...

Claro, Lorenzo, eso pasa en todos los sistemas. Cuando el mercado se tambalea y no da las maravillas que promete (y que de todos modos no puede dar), la gente se obstina y lo tumba. Ha pasado varias veces y seguirá pasando, a pesar de sus 'envidiables' mecanismos autoreguladores. Lo mismo pasó en Europa del Este... ¿quién salió a defender a la URSS? Muy pocos, porque ese modelo no funcionó.

Lamentablemente, a veces los cambios necesitan, además de tiempo, unidad, porque fuertes intereses (internos y externos) están en su contra. Muchas veces esa unidad se hace en torno a una única figura. Lo malo es que dura mientras dure esa figura, y a veces no es suficiente ese lapso para cambiar la sociedad y los antiguos modelos.

De todos modos, es una crítica que hago yo mismo: es malo depender de una única persona, pero a veces es necesario temporalmente, porque muchos humanos tienden -más por educación que por genes, que me lo veo venir- a buscar su único beneficio sin importarle el de los demás (liberalismo triunfante), por lo que hay que aglutinar fuerzas en determinadas circunstancias. Pero si esta dependencia se alarga, deriva en ineficiencia, corrupción y desastre, como fue el caso yugoslavo.

De todos modos, yo que usted me preocuparía de ver más autocrítica en un blog socialista como éste, de la que se ve en el suyo, que es 'libre' y no está ideologizado ni es alienante :)

Libertado: Obviamente nuestra visiones sobre Tito son distintas. Tito heredó un país mucho más pobre del que dejó. La población de la Yugoslavia monárquica era más pobre e ignorante (excepto una minoría). por eso es que triunfan las revoluciones comunistas: una revolución comunista no triunfaría en Finlandia, porque no se dan las condiciones de pobreza y marginación. En Yugoslavia sí lo hizo... ¿por qué sería?

Usted dice que mi artículo es sesgado y me acusa de irresponsable. Asimismo, califica a Tito de asesino cruel y despiadado, pero sin dar datos que complementen su afirmación, del todo gratuita. Yo no digo que Tito fuera un santo, y cuando analizo su figura, aporto datos históricos (movimiento de no alineados, resistencia partisana, encarcelamiento de Djilas, etc.). Haga usted lo mismo si quiere ser tomado en serio.

Por otro lado, relea al artículo, porque yo no digo que Venezuela deba seguir los pasos de ese sistema. Digo que debemos aprender de sus errores, pero también de sus aciertos.

El modelo de Tito fracasó, por tanto no es un modelo válido. Me uno a sus buenos deseos para Venezuela, que comparto plenamente.

No es necesario que le desee la muerte a Tito: falleció hace 27 años :)

Dovidjenja...

Anónimo dijo...

En primer lugar el articulo tiene puntos interesantes, pero demuestra como siempre en ustedes la carencia de densidad en sus opiniones
a) Yugoslovia fue una creacion artificial de Versalles y por lo tanto fue siempre un pais profundamente dividido a lo largo de lineas etnicas y religiosas.
b)Tito no fue querido por la mayoria mas bien en su tierra de nacimiento Croacia era donde tenia mayor opocision por lo tanto goberno mezclando una fuerte represion que condujo a la muerte de varios centenares de miles de personas y el fuerte carisma que tenia entre sus seguidores. Es mas la represion fue lo que en ultima instancia mantuvo unida a Yugoslovia, claro que con la muerte de Tito ninguno de los herederos tenia el historial de vida de Tito para llevar adelante procesos de coaccion de los sectores separatistas.
Durante el gobierno de Tito como en Venezuela se creo una nueva clase como lo describio Djijas en su libro que hace referencia a la nomenclatura yugoslava. Como bien dices la economia yugoslova funciono adecuadamente gracias al apoyo de los EEUU que tito supo ganarse y manejar con mucha intelegencia y todo por su posicion anti URSS.
La impolosion de Yugoslovia era inminente, no habia nadie ni con el carisma ni la capacidad y ademas independiente.
Por ultimo es bueno que hayas utilizado como punto de referencia la social democracia sueca, despues de todo estas reconociendo la superioridad de la social democracia sobre el socalismo.

Okrim Al Qasal dijo...

Anónimo, muy interesantes algunos de sus puntos, pero espero que no sea usted analista de textos, porque... ¡válgame Dios, jajaja! Lo digo por sus argumentos sobre socialdemocracia y EEUU...

Bueno, aparte del mismo idioma, misma gastronomía, música, etnicinad indiscernible para casi todos (la mezcla fue constante, a epsar de guerras y divisiones), modo de ser (hable con un croata y con un serbio y le parecerán la misma cosa), bueno, sí, no tienen nada que ver aparte de esos detallitos insignificantes. El invento no fue de Versalles: esos pequeños países decidieron unirse por sus numerosas similitudes, para dejar de ser minipaíses ridículamente chicos, invadibles y manipulables. Lo mismo que hizo Italia, por cierto. Lo que ocurre es que las diferencias, que en Italia han sido relativamente bien limadas, en Yugoslavia fueron su perdición. Tito sí fue querido por la mayoría, revise sus encuestadoras, no vayan a ser las mismas que decían que Rosales era el ganador en el 2006. Otra cosa es que ahora, desde la distancia, muchos de los que lo apoyaron ahora no lo hagan. Yugoslavia no sobrevivió exclusivamente gracias a EEUU, y sus relaciones con la URSS mejoraron mucho tras la muerte (y condena soviética) de Stalin.

Su último y provocativo comentario es ciertamente el summum de la demagogia, yo no he admitido ninguna superioridad. El socialismo de Tito se implantó en un país devastado por la segudna guerra mundial, mientras que Suecia fue neutral en ese conflicto. De modo que en unos 30 años, un país arruinado alcanzó con el socialismo un nivel similar de desarrollo al de un país que participó en la misma carrera con una inmensa ventaja.

De todos modos, si algo sabe usted de Suecia, sabrá que lo que se implementó en esos años fue muy parecido a lo que se intenta -con múltiples errores, cierto- construir en Venezuela y muchos de ustedes llaman histéricamente "comunismo asesino" y bla bla bla. ¿Educación y salud gratuitas, protección social, derechos laborales envidiables? Si es por esa socialdemocracia, estoy dispuesto a negociar: si es por la de AD y todos los repugnantes "representantes" de esa tendencia que pudrieron y pudren Sudamérica, olvídese.

My Name is dijo...

He estado este verano en Yugoslavia, y estando en un tren de camino a Mostar nos tocó en el compartimiento con dos yugoslavos, uno jubilado (bosnio y catolico) y otro cabrero (musulman y bosnio) despues de un buen rato "intentando" hablar se me ocurrio preguntar sobre Tito, a lo que tras una primera mirada de extrañeza el cabrero empezo a decir "Good man, good man" ante la aprobación del jubilado, en cinco minutos estaban los dos cantando himnos comunistas con lagrimas en los ojos. Quizá Tito hizo algo mal (la verdad es que por mucho que busco en los libros, lo único malo que le encuentro fue la crisis economica que dejo al morir) pero posiblemente en ningún otro logar del mundo habría podido ver cantar juntos a un musulman y un catolico con lagrimas en los ojos. Y las guerras etnicas que llevan sucediendo en los balcanes desde hace casi mil años, Tito consiguió no sólo apaciguarlas sino crear un país unido.

Pero no solo fue esto, en númerosos lugares de particulares (tales como bares o tiendas) tambien se pueden ver fotos y posters de Tito. El porque cayó el comunismo me lo explico un chaval serbio que tuvo que huir de Sarajevo durante la guerra: "La gente no amaba al comunismo, amaba a Tito", si a esto le añades que gentuza como Milosevic o Asner consiguio el poder convirtiendo en enemigos a sus vecinos, pues ya tenemos la formula para el desastre.

Ojala me equivoque pero creo que en Cuba acabará pasando lo mismo, cuando un lider tiene el carisma de Tito o Fidel la gente identifica al régimen únicamente en los puntos negativos, mientras que identifica al líder con los positivos, y cuando muera no les quedará nada positivo que defender.

Es mi humilde opinión pero yo creo que un sistema socialista únicamente puede perdura si se imponen mandatos limitados.

Ernesto J. Navarro dijo...

Okrim, hermano. Yo recién descubro este texto que ya tiene un par de años encima y una extraña sensación me da vueltas en el estómago y en la cabeza.

Aquellos ciegos que sólo dicen al cmdte y que no aprueban críticas a menos que vengan de él, (para mi) son de ese tipo de gentes que se forman de primeros para huir...

Pero hay que seguir la pelea...

abrazo

Okrim Opina dijo...

Épale Ernesto!

Yo no lo leía desde hace rato, y me produce una sensación similar. Una mezcla de impotencia al comprobar que muchos de los errores de entonces se repiten ahora, y quién sabe si igual número de aciertos.

A veces creo que el proceso que vivimos, si puede compararse con procesos históricos anteriores, es con una mezcla entre el peronismo y con el titoismo. Con lo bueno y lo malo que tuvieron esas experiencias.

Pero como bien dices, a pesar de las extrañas sensaciones, lo que queda es eso: seguir luchando con la frente en alto...

Un abrazo!

Anónimo dijo...

I have to thank you for the efforts you've put in writing this blog. I'm hoping to view the same
high-grade content by you later on as well. In fact,
your creative writing abilities has inspired me to get my own, personal
site now ;)

my blog post: click here

Anónimo dijo...

Heya i'm for the primary time here. I came across this board and I to find It really useful & it helped me out much. I am hoping to give one thing back and aid others like you aided me.

my website click here